La impulsividad contra la razón

Mis melodías
se esconden tras tus pasos,
tras nuestros cafés,
esperando ver luz,
esperando sonar.

Agitación,
creer que puede haber vida,
nuestro “nosotros”…
vuelvo a darme de bruces,
tengo que ser coherente.

Ahora calma,
donde antes no hubo nada,
paz entre dos
llena de ingenuas ideas
y de posibles sueños.

Anuncios

Tankas entrelazados

Buscan las nubes
recordar tu sonrisa.
Mientras la lluvia
disimula mis lágrimas,
incluso me relaja.

¡Bendita calma
que el viento nos robaba!
Lleno de prisas,
de olvidos, lamentos…
y  de noches de insomnio.