Pensamientos escritos a mano.

“No volveré a soñar con nada de eso en mucho tiempo” me repetí constantemente… todo para volver a caer en otra trampa. Es difícil ser un insecto que nunca ve cómo se tejen los hilos y cómo se enmaraña todo sin necesidad de recurrir a ningún truco de magia, solamente las letras.

Las últimas noticias que este insecto palo supo fue que ese atrapasueños que tanto le gustaba era una telaraña. Pero no una telaraña cualquiera, eran es aprovechar la ausencia de sus queridas moscas para que el insecto normal que fui evolucionara gracias al palo que sufrí con todo lo que conllevó aquello: horas de lágrimas, insomnio, preocupaciones por ti por cada sueño que quise compartir, rememorar todo sin ver consuelo alguno… No te creas que fue fácil para mí, ni mucho menos.

De repente una luz aparece cuando, tiempo después, veo que apareces con todo lo que conllevaba para mí y olvido el sufrimiento por creer que todo podría volver a ser la relación perfecta entre un insecto y su preciosa araña. Craso error. Las ilusiones creadas por mi mente  se volvieron a destrozar cuando por mucho que buscaba a esa araña no encontraba ni un atisbo de claridad… cada vez más oscuro, encerrándome en un capullo, o siéndolo directamente. Cada vez una imposibilidad de comunicarme contigo diferente.

No me quedó otra que simular ser una hoja seca y esperar a que llegue mi momento. Y mi momento va a ser ahora.

Tengo unas alas que tienen el nombre de cada momento de apoyo por parte de mis amigos (esos que han estado a mi lado desde el minuto 1 y no me han dejado caer), los cuales no han cedido hasta que me han visto posibilidades de volver a evolucionar y salir de ese capullo con fuerzas renovadas.

Ahora aprovecharé para volar y ver mundo.

Gracias a aquellos que me han abierto los ojos, a aquellos que nunca dieron su brazo a torcer y a ti, por supuesto, por hacerme más fuerte y ayudarme a aguantar las próximas caídas sabiendo que estoy respaldado.

Elucubraciones…

Todo el mundo da vueltas alrededor mía con mascarillas intentando lograr un milagro, pero no creo que lo puedan conseguir… todo está tan calmado y yo tampoco tengo ganas de cambiar esta situación. Todo se mantiene igual y observo a gente rezando como si les fuese la vida en ello.  ¿Todavía hay gente que cree en Dios? Si existió alguna vez ya se olvidó de la Tierra hace algunos siglos.

No puedo pensar con claridad, pero hay algunos puntos que cada vez están más claros: mis sueños no se podrán cumplir, mi camino de pétalos de rosa se ha convertido en espinas y las risas pueden transformase en llanto con más facilidad de lo que esperaba. Nada es perfecto y hay que superar retos aunque no ya no te queden ganas.

Ahora intentan que despierte, que deje este estado de paz y serenidad sin un objetivo claro.  Se necesita algo más que palmadas en la cara para que abra los ojos, para que pueda mirar lo que queréis lograr aunque no me interese. Iros vosotros a saber, que yo me quedo aquí.

Conozco los síntomas y sé por qué… mi corazón ya está muerto.